LA PRESIDENTE CRISTINA KIRCHNER VISITÓ UNA FÁBRICA DE MOTOS EN VENADO TUERTO

Aseguró desde la localidad del sur santafesino que “hemos construido una macroeconomía que en estas turbulencias nos permite seguir firmes”, al tiempo que destacó el aporte de la industria al crecimiento económico. Fue durante la presentación del Plan Estratégico Industrial 2020, que prevé duplicar el Producto Bruto y crear 1.500.000 empleos al concluir la década.

La primera mandataria estuvo rodeada de una decena de gobernadores entre los que estaba presente el candidato a presidente por el Frente Amplio Progresista, Hermes Binner.

En la misma línea, aseguró que “las recetas de ajuste sólo llevan a la recesión” y planteó como desafío seguir creciendo “y venciendo la inercia de los que pensaron que en el 2009 el huracán nos iba a arrastrar”.

La ceremonia se realizó en la planta de fabricación de motocicletas Corven Motors Argentina, donde se dio a conocer el libro que contiene el Plan Estratégico Industrial 2020.

El gobernador Hermes Binner la declaró Huésped de honor.

En Venado Tuerto, distante a 164 kilómetros al sur de Rosario, el pueblo se vio revolucionado con la presencia de la primera mandataria ya que un operativo de seguridad cerró las principales arterias de la ciudad santafesina. En la calle se pudieron observar pasacalles que daban la bienvenida a Cristina y le deseaban suerte para las elecciones del 23.

La Presidenta arribó minutos antes de las 18 junto al ministro de Planificación, Julio de Vido y el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli. Antes de ingresar a la planta saludó a las personas allí reunidas con los brazos en alto, como lo suele hacer en los actos de campaña.

Varios funcionarios, intendentes y gobernadores recorrieron más temprano la planta. Uno de ellos, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, quien acudió al lugar junto al gobernador electo de Santa Fe, Antonio Bonfatti. Además viajó gran parte del Gabinete Nacional, entre ellos el candidato a vice de Cristina y ministro de Economía, Amado Boudou.

Participaron del acto varios gobernadores, entre ellos el anfitrión Hermes Binner; los gobernadores de Jujuy, Walter Barrionuevo; de Santiago del Estero, Gerardo Zamora; de Entre Ríos, Sergio Uribarri; del Chaco, Jorge Capitanich, De Buenos Aires, Daniel Scioli, de Tucumán José Alperovich, de Misiones, Maurice Closs y de La Pampa, Oscar Mario Jorge, además del titular de la UIA, José Ignacio de Mandiguren.

El Plan Estratégico 2020 fijó como objetivos para la industria un crecimiento anual de cinco por ciento del PBI y del siete del PBI industrial, además de la creación de 1,5 millones de nuevos puestos de trabajo.

El discurso presidencial en Venado Tuerto fue interrumpido por los reclamos de una mujer.

La presidenta afirmó también que “las consultoras y calificadoras de riesgo son responsables de la crisis global”. Sostuvo además que “el dinero debe generarse en innovación tecnológica, en el mercado interno y en la industria”. La mandataria rechazó las políticas de “ajuste porque sólo llevan a la recesión” y destacó que “el crecimiento económico de la Argentina ha tenido mucho que ver con el crecimiento de la industria”.

Por su parte, el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner por propia decisión desistió de pronunciar un mensaje.

Al mencionar las distintas etapas por las que atravesó el país en el plano económico, Cristina destacó el primer gobierno de Juan Domingo Perón donde el crecimiento industrial alcanzó un 6,4 por ciento anual y también la impronta desarrollista de Arturo Frondizi. Incluso, mencionó a gobiernos no democráticos que “visualizaron sectores claves” como la siderurgia y la industria para la defensa nacional, aunque “esto no lo veían con inclusión social”.

Cristina destacó que hasta el 24 de marzo de 1976, cuando se produjo el golpe de Estado, los trabajadores participaban del 49 por ciento de la distribución del PBI. Al avanzar sobre las características del plan, la presidenta destacó “el rol del Estado sosteniendo la demanda para asegurar la oferta”. También, sostuvo que “no hay una desarticulación entre desarrollo del mercado interno y salto exportador, como no hay antinomia entre campo e industria”.

“Estamos en condiciones de llevar adelante este plan y profundizar el crecimiento económico”, indicó y agregó: “Empresarios, trabajadores y el Estado para poder pensar la Argentina de aquí al 2020”. “Los responsables de que esto siga así, somos los gobernantes, empresarios, trabajadores, científicos, los 40 millones de argentinos”, finalizó.

Al arribar a Venado Tuerto, la Presidenta fue recibida por el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner y el intendente local, José Luis Freire, y posteriormente se dirigió, vía terrestre, a las instalaciones de la empresa Corven Motors (distante a 12 km del aeródromo), donde se desarrolló el acto.

El encuentro de Cristina Fernández con Hermes Binner se restringió a lo protocolar aunque las formalidades institucionales se vieron vulneradas porque el mandatario provincial no fue ubicado por el Ceremonial de la Casa Rosada en el lugar importante del estrado que le correspondía como anfitrión.

La actitud que buscaron mantener en público no se trasladó a lo privado ya que una vez finalizado el discurso de la Presidenta, el gobernador no ahorró críticas al gobierno nacional al asegurar que “no les gusta escuchar voces diferentes” y justificó su asistencia en el “respeto” que le debe a sus coterráneos.

La presencia del aspirante presidencial por el Frente Amplio Progresista en el acto, que las cámaras oficiales evitaron mostrar, fue ignorada por Fernández de Kirchner en su discurso.

Binner sólo se mostró para entregar a la jefa del Estado el decreto que la declaró huésped de honor.

El libro del Plan 2020, que se presentó ante gobernadores y más de 500 empresarios, compendia y desarrolla el debate participativo y federal que protagonizaron todos los actores de once cadenas industriales de valor. Figuran allí las políticas que se pondrán en marcha para alcanzar, en los próximos 9 años, el pleno desarrollo de cada una de esas cadenas productivas.

Durante el discurso, una mujer le reclamó a gritos a la mandataria, y la interrupción pudo verse en la transmisión televisiva del discurso.

Según un periodista presente en el acto, la mujer sería una ex empleada de las AFJP (absorbida por el Estado) que protestaba porque tiene su sueldo congelado.

 

Categoria: DESTACADOSPAIS

RSSCommntarios (1)

Deje su comentario | Trackback del URL

  1. emilio giansetto dice:

    bueno con un prestamo de un amigo del gobierno de u$4.000.000 de dolares .no resulta tan dificil abrir una planta de importacion de partes.Digo porque Resulto que para menem habia que cerrar todas las fabricas y resulta que este gobierno pienza lo contrario .La mayor parte de los empresarios no quieren agregar una maquina mas ni un operario mas por los problemas cindicales existentes y las altas cargas sociales ,El miedo a los cambios son tales y la construccion de una industria que requieren años para desarrollarse ,peror meses para generar con politicas herrones a las quiebras de las mismas.

Website counter